Multi-cloud: El bueno, el feo y el malo

Para sacar el máximo de las implementaciones multi-cloud, fundamentalmente necesita replantearse cómo hacer que la entrega de servicios de aplicaciones cumplan con las necesidades presentes y futuras y que además lo hagan de una forma consistente para cada nube. Para ello, la estandarización es la clave. Si todo está cambiando rápidamente, empiece con la estandarización.