Mejor seguridad, menos recursos.

Si se tiene en cuenta el número de titulares que aparecen regularmente sobre las principales violaciones de datos, a pesar de los continuos aumentos de los gastos en tecnología de seguridad de las organizaciones, hay que llegar a la conclusión de que algo no está funcionando.