Virtualizar la recuperación de desastres utilizando la computación en nube

Casi desde los inicios de la adopción generalizada de las
computadoras, las organizaciones advirtieron que la recuperación
de situaciones de desastres era un componente necesario de sus
planes de tecnologías de la información (TI). La información de
negocios debía estar resguardada, y procesos clave como ingreso
de órdenes, facturación, nómina y compras debían continuar
aunque el centro de cómputo dejara de funcionar por una
catástrofe. Con el tiempo, surgieron dos modelos diferentes de
recuperación de desastres: dedicado y compartido. Aunque
ambos enfoques eran eficaces, a menudo forzaban a las
organizaciones a elegir entre costo y velocidad.