Virtualización de la recuperación de desastres mediante la computación cloud

Casi desde los mismos inicios de la adopción generalizada de los
ordenadores, las organizaciones comprendieron que la
recuperación de desastres era un componente necesario de sus
planes de tecnologías de la información (TI). Era preciso realizar
copias de seguridad de los datos de negocio y los procesos más
importantes, como la recepción de pedidos, la facturación, las
nóminas y las compras debían continuar funcionando incluso si
el centro de datos de la organización quedaba inutilizado debido
a un desastre. Con el paso del tiempo surgieron dos modelos de
recuperación de desastres diferentes: dedicados y compartidos.
Aunque ambos eran eficaces, con frecuencia obligaban a las
organizaciones a elegir entre coste y rapidez.