Poder de destrucción: Cómo funciona el software malicioso

El software malicioso puede tener
distintos fines: registrar pulsaciones
de teclas, filtrar datos, bloquear dispositivos
o usar sistemas infectados
para propagar el software malicioso
entre más víctimas. Como propietario
de un sitio web, no solo tiene la
obligación de proteger su negocio y a
sus clientes, sino también de garantizar
la seguridad en Internet. Piense
en el efecto que tendría en su negocio
que su sitio web se convirtiera en
un foco de infección.