Perspectivas de DevOps 2

DevOps tiene un problema. En muchos
aspectos, se ha convertido en víctima de su
propio éxito, y se puede acusar al sector de
haberle dado mucho bombo, como ocurrió con
la campaña que se orquestó en torno a la nube.
Parece como si hubiésemos estado esperando
algún tipo nuevo de paradigma unificador
de los dos entornos asociados, es decir, el del
desarrollo de las aplicaciones y las operaciones
y, ahora que ha llegado, tenemos que adoptarlo
rápidamente y seguir nutriéndonos de la
innovación al mismo tiempo.

Esta necesidad de sumarse a la iniciativa DevOps es un imperativo
inmediato para todos los tecnólogos si aceptamos que nos
encontramos inmersos en lo que ahora llamamos “la economía
de las aplicaciones”, es decir, un lugar en el que es mucho más
probable que los clientes interactúen con su marca y con su
empresa mediante una aplicación de software que con una
persona física. Tal como revelan los resultados del último estudio*
de CA Technologies sobre la economía de las aplicaciones y el
papel que desempeña DevOps, el 88 % de los 1425 directivos de
TI y línea de negocio (LoB) encuestados ya ha adoptado DevOps
o prevé hacerlo en los próximos cinco años.