Alineación de las TI con los objetivos estratégicos de negocio

Prácticamente para cualquier operación de negocio actual,
las tecnologías de la información (TI) son un componente
esencial e indispensable. Aunque la dependencia de TI
proporcione ventajas evidentes, también plantea retos
de negocio significativos. La complejidad de las TI y su
interconexión con tantas áreas del negocio hace que las
organizaciones sean más vulnerables que antes a los riesgos
inherentes. Los sucesos que afectan a las TI, que anteriormente
podían estar confinados dentro del departamento de TI, ahora
pueden afectar a todo el negocio. La pérdida de datos, su
corrupción o su inaccesibilidad – así como las infracciones
de seguridad y los fallos de infraestructura – rápidamente
adquieren relevancia pública que puede afectar gravemente
a la productividad de una organización, su reputación y su
capacidad para alcanzar sus objetivos estratégicos.